Macaronis, un poco de historia